Batalla de Suipacha – Parte 11 (Suipacha el de Bolivia)

Apacible y serena, Suipacha de Bolivia es una pequeña localidad de pocas familias al sur de la hermana república, se encuentra a 25 Km de Tupiza, Departamento de Potosí, declarada en 1968 Santuario Cívico Nacional. Se accede a la misma por un hermoso valle angosto apto para la agricultura, rodeado por una cordillera cuyas rocas tienen un tono colorado pintadas por minerales y el imperturbable silencio quebrado de vez en cuando por los vientos del norte que soplan las caras de las mismas. El Valle del Río Suipacha invita a descubrir un sinfín de sitios impensados y maravillosos. El lugar fue paso obligado en la ruta de carretas que unía el Alto Perú con el Virreinato del Río de la Plata.
El gobierno boliviano en el año 1968 lo declaró Santuario Cívico Nacional, hoy se puede recorrer parte de esa historia visitando el monumento a los caídos en la batalla siempre en el marco de la belleza inalterable y de eterno silencio. Se destacan dos bustos de bronce a ambos lados del mástil mayor que corresponden al coronel boliviano Pedro Arraya y al argentino Capitán Martín Miguel de Güemes por los excelentes servicios prestados, existen también varias placas al pie con letras doradas.
Las miradas de los visitantes se dirigen hacia el fondo de la plaza contemplando el cielo azul y vacio, en donde aparece la majestuosa cordillera de Chichas, en un primer plano atesora un templo católico de estilo colonial, con dos campanarios de baja altura en ambos extremos del edificio. De reducida población,  cuenta con una escuela y una sala de primeros auxilios. El sitio es muy visitado por argentinos y bolivianos todos los 7 de noviembre de cada año. En el lugar los ejércitos de Bolivia y Argentina realizan las celebraciones binacionales.
El destacado escritor boliviano Jesús Mamerto Alfaro y Alfaro es el autor de numerosas alegorías, de versos y cantos históricos que ambientan el enfrentamiento librado en el valle de Suipacha (Bolivia), como el que dice “América a los vencedores en Suipacha, campanas de gloria y paz resuenan en los confines de la Patria”.